Es una sustancia producida por el estómago que, para ser transformada en pepsina e iniciar la digestión de proteínas, debe estar expuesta a un PH estomacal muy ácido (inferior a 2).