Estado en el que entra el cuerpo cuando no le llega suficiente sangre a los tejidos y por tanto tampoco el oxígeno necesario.