Disminución del tejido óseo que provoca debilidad en los huesos con alto riesgo de fracturas.