Proceso por el cual las células adquieren una forma y una función determinada, durante el desarrollo embrionario, permaneciendo durante este proceso inalterable su información genética.