Pérdida de la paciencia o de la tranquilidad del ánimo causada generalmente por la consideración de un mal irreparable o por la impotencia de lograr el éxito.