Sustancia que produce la muerte de una bacteria.