Aplicación de frío sobre la piel, lo que produce destrucción local de tejidos de forma eficaz y controlada.